15/05/2018

Evaluación del desempeño

Evaluacion-del-desempeno

AUTOR DEL COMENTARIO:

Jordi-MauriJordi Mauri

Doctor en medicina y Diplomado en Administración y Dirección de Empresas.

La evaluación del desempeño es un proceso sistemático y periódico de estimación cuantitativa y cualitativa del grado de eficacia con el que las personas llevan a cabo las actividades y responsabilidades de los puestos que desarrollan.

Su finalidad es juzgar o estimar el valor, la excelencia y las cualidades de una persona y, sobre todo, su contribución a la organización. Así se consigue determinar problemas de supervisión y gerencia, integración de personas a la organización, adecuación de la persona al cargo, posibles disonancias o falta de entrenamiento. Todo ello para poder establecer los medios y programas necesarios para eliminar o neutralizar tales problemas, mejorando la calidad del trabajo y la calidad de vida en las organizaciones.

Antes de seleccionar el modelo de evaluación de desempeño que se va a utilizar, es importante que la comunicación interna esté funcionando perfectamente, pues todos los empleados deben estar enterados de la evaluación y del modelo y parámetros con los que se va a evaluar. Necesitan saber de manera clara cuáles van a ser los criterios utilizados para la evaluación. Esta actitud evita enrarecer el clima dentro del lugar de trabajo, generando tranquilidad y la seguridad que nadie va a ser perjudicado. Una evaluación es un examen, aunque se utilice un vocabulario edulcorado, y un examen siempre genera inquietud.

Uno de los modelos más utilizados para la evaluación del desempeño es la evaluación 360º, que consiste en obtener información desde todos los ángulos: jefes, compañeros, subordinados, clientes internos y el propio interesado, con el propósito de darle al empleado la retroalimentación necesaria para tomar las medidas para mejorar su desempeño, su comportamiento o ambos y dar a la gerencia la información necesaria para tomar decisiones en el futuro.

La organización internacional ISO, publicó en 2012 la norma ISO 10667:2012 sobre los procedimientos y métodos para la evaluación de personas en entornos laborales y contextos organizacionales. Esta norma tiene como misión proporcionar una guía clara y concisa para unas buenas prácticas en evaluación de personas y lo hace desde una perspectiva basada en evidencias, medible y aplicable a nivel mundial.

La evaluación 360º tiene un riesgo no menor que consiste en que las personas actúen para asegurar que tendrán buenas valoraciones de sus pares y de sus subordinados, anteponiendo sus actuaciones con este fin a las verdaderas necesidades de la empresa. Este es un punto que debe invitar a la reflexión.

También puede invitar a la reflexión una opinión personal que deseo incorporar en este Comentario. Siempre que se habla de evaluación del desempeño tengo la sensación de que es una derivada sofisticada del Taylorismo. A pesar de esto me parece necesario tener elementos de medida del aporte de cada uno a la organización. Sin embargo, me gustaría que además de hacer esfuerzos para evaluar a los empleados, las empresas hicieran, también, esfuerzos para consolidar valores que hicieran menos necesaria la medición estricta del desempeño de cada uno. Seguramente que esto es un planteamiento utópico, romántico o, incluso, inocente, pero es un deseo que no dejo de mantener, a pesar de que los años pasan y la realidad insiste en evidenciarme que los avances, en este sentido, son muy lentos.

Fotografía: focus.kornferry.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *