07/03/2018

¿Formación permanente o aprendizaje de por vida?

Formacion-permanente-o-aprendizaje-de-por-vida

AUTOR DEL COMENTARIO:

Estrella Varela

Máster Internacional en coaching, nivel experto y Licenciada en Lengua Inglesa, especialidad en Lingüística.

La formación y el aprendizaje parecen conceptos idénticos, sin embargo, existe una diferencia sustancial entre ambos términos. El concepto de aprendizaje implica una implicación activa por parte el sujeto, es una acto deliberado y voluntario, mientras que el de formación quizás se refiere más a las posibilidades, formas y/o contexto del aprendizaje.

En el aprendizaje de por vida hay dos protagonistas: por un lado, el “aprendiz” o trabajador que motivado de manera voluntaria y deliberadamente busca y participa de nuevas formas de aprendizaje y por otro la organización que le ofrece la formación. Veamos qué beneficios reciben cada una de las partes.

Lo que busca la organización es una adecuación del individuo a las exigencias del entorno laboral y profesional. Su objetivo es hacer posible que el individuo se adapte o anticipe sin problemas a los cambios tecnológicos, así como asegurar la movilidad del profesional trabajador, porque las personas con habilidades transferibles son altamente valiosas para la organización. Tienen la capacidad de aprender y desarrollarse y por tanto de aportar más a su empresa. La flexibilidad necesaria para estar en consonancia con la velocidad y el ritmo del conocimiento y desarrollo empresarial es un plus aportado por estos trabajadores. La preparación para enfrentar los desafíos en el lugar de trabajo y el mercado es vital para el desarrollo organizacional. Se desarrollan habilidades y talentos preparados para ocupar posiciones gerenciales. Una mayor motivación de los empleados y niveles de compromiso se traduce generalmente en un compromiso con la excelencia evidente para los clientes, lo que respalda el crecimiento de la compañía.

Para el trabajador el objetivo del aprendizaje de por vida es obvio. El aprendizaje le da opciones. Dado que la economía se está desplazando cada vez más hacia contratos a corto y medio tiempo con patrones de trabajo más flexibles, precisamente la flexibilidad y versatilidad puede proporcionar mayores posibilidades en el mundo laboral. Podemos sacar más provecho de nosotros mismos saliendo de nuestras zonas de confort y proporcionándonos nuevas ideas y paradigmas para nuestra vida. A través del camino del y hacia el aprendizaje pueden aparecer nuevos conocimientos, y herramientas que impulsen todavía más y aprender en cualquier contexto. El desarrollo de nuevas competencias o el reforzamiento de otras probablemente hará que el trabajador se haga mejor en lo que hace y sea más indispensable para el empleador actual o futuro. Al mismo  tiempo esas competencias le proveerán de motivos para una mayor satisfacción con lo que hace y también de acceder a una mejor retribución.

Ahora, mi pregunta al empresario es ¿Cómo estructura y concibe mi organización este conocimiento-aprendizaje para sacarle el máximo provecho?

Como siempre, espero vuestros comentarios de cómo “exprimir ese limón”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *