28/11/2017

¿Introvertido o extrovertido?

Introvertido-o-extrovertido

AUTOR DEL COMENTARIO:

Estrella Varela

Máster Internacional en coaching, nivel experto y Licenciada en Lengua Inglesa, especialidad en Lingüística.

En mis sesiones de coaching éste es un tema recurrente: La mayoría dicen ser introvertidos e incluso los que ahora se manifiestan de manera extrovertida plantean haber sido “tímidos” en otras etapas de su vida.

Recientemente he leído un libro sobre el tema y me ha hecho repensar esto con más profundidad. Abordaré algunos interrogantes sobre este tema.

¿En qué se diferencia la timidez de la introversión?

Tímido e introvertido no son lo mismo. La timidez está dada por el temor a que nos juzguen negativamente o a estar expuestos a situaciones de relaciones sociales que nos puedan provocar ansiedad. La introversión, por otro lado, es la preferencia por entornos más tranquilos y menos estimulantes. Los extrovertidos eligen no realizar actividades que les pongan en contacto con el mundo exterior de manera constante.

¿Qué tiene de malo ser introvertido?

En las bases de la extroversión-introversión encontramos como en tantas otras características del ser humano, una parte biológica, genética y también una parte cultural, medioambiental. Quiere decir que los introvertidos se sienten por naturaleza más cómodos en situaciones más afines a su temperamento.

Dicho esto, la clave de la introversión es que es una elección. Las personas introvertidas generalmente  tienden a ser reflexivos, a tomarse su tiempo para decidir. También son, en general, buenos escuchas. Su lenguaje corporal, sin embargo, muchas veces no los ayuda a la hora de establecer relaciones. Por supuesto que ser introvertido no es malo, ni bueno. Definirnos sólo nos sirve para conocernos mejor y actuar en consecuencia.

¿Pueden los introvertidos ser líderes?

Por supuesto que sí. El tema de la introversión-extroversión tiene más que ver con la elección. El liderazgo situacional, por ejemplo, puede exigir un comportamiento más extrovertido o más introvertido, según el contexto de aprendizaje en la organización. Los introvertidos tienen fortalezas que le pueden aportar mucho a la organización. Algunas de las personalidades exitosas del mundo empresarial son introvertidos, por ejemplo, Gates o Zuckerber

Al final, los resultados del liderazgo florecen tanto si se es extrovertido como si se es introvertido. Estos resultados, como son alcanzar objetivos, desempeño ejemplar, la confianza y el crecimiento de los demás, salen a la luz independientemente de la caracterización extrovertido-introvertido, que puede no ser más que un estereotipo. Lo importante es reconocerse, para actuar en consecuencia.

¿Y tú, te consideras introvertido o extrovertido?

Fotografía: theglobeandmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *