31/10/2017

La Felicidad

la-felicidad

EACRECER llega a su comentario nº 100 y queremos celebrarlo. Por eso los 6 socios hemos intentado plasmar en una breve reflexión qué es para cada uno LA FELICIDAD.

Nos auto-felicitamos por este esfuerzo continuado y deseamos poder seguir ofreciéndoles nuestras opiniones, con el deseo de que les resulten interesantes y útiles. Y si ustedes, al mismo tiempo, nos las comentan, mucho mejor.

ALBERTO JORGE

La felicidad, muchas veces la vivimos, pero no nos percatamos.

La felicidad parte de encontrar un “sentido a la vida”, una misión coherente con los valores que concebimos. Si no tenemos claro lo que queremos, por lo que trabajamos y peleamos, no seremos felices. Uno el concepto de felicidad al de tener una vocación de servicio: Somos seres sociales y es justamente en la sociedad donde nos realizamos. Debemos dejar un legado personal a esa sociedad.

Estoy de acuerdo con aquello de que “felicidad no es tener lo que quiero, sino querer mucho lo que hago”. Solo agrego: pero con un “sentido de la vida”, en aspectos tan importantes como el profesional, el social, el familiar, el emocional. Y cuando uno de ellos es frágil, intentamos equilibrarlo elevando los demás. Para mí felicidad es la integración de nuestras aspiraciones, deseos, anhelos, pero con “un sentido de la vida”, que cada día debemos disfrutar.

ESTRELLA VARELA

Siempre pensé que la felicidad era eso que hacía por los demás, todo aquello que les ayudaba a crecer, disfrutar de mi familia y muchas cosas que se relacionaban con los otros. Recién he descubierto que eso es sólo satisfacción.

Ahora sé que no “pienso” la felicidad. Solo la vivo. Felicidad es, por ejemplo, ¡cuando bailo! En ese momento no pienso en nada, solo saboreo. Mi cuerpo vibra cuando percibo la música. No me siento cansada, solo disfruto. No necesito cavilar. Vivo el aquí, el ahora, el minuto, el momento presente. Ahora sé que felicidad es “VIVIR” el instante a través de todos los sentidos, es fluir, es experimentar este estado emocional positivo y disfrutar sin darme apenas cuenta.

JOAN CORTADELLAS

Hay una breve frase, que me convence y me orienta: “Serás más feliz si haces feliz a otros”.

Yo me siento feliz cuando mi felicidad coincide o está en línea con la felicidad de los demás, tanto los que tengo cerca, como los que están lejos. Me siento más feliz cuando siento que mis objetivos, mis aspiraciones y aquello que me motiva está ayudando de alguna manera a los demás.

Me gusta mucho contemplar una puesta de sol en el mar, me gusta admirar un paisaje de montaña, me gusta disfrutar con una novela o una película, pero soy más feliz cuando puedo echar una mano a otro que lo necesita, cuando puedo estar con mi esposa, mis hijos, mis nietos o acompañar unas horas a un hermano o a un amigo enfermo, o cuando me permiten dar un consejo.

FERRAN NÚÑEZ

La felicidad, en mi caso, vive en la pausa. Supongo que está ahí, esperando que le prestemos algo de atención entre llamadas, correos, citas, planes de futuro con los que llenamos a rebosar nuestros días… estrés. Está ahí y es, cuando paras un segundo, cuando tomas conciencia de lo que estás haciendo y te concentras en sentir cuando la encuentro.

La sonrisa de Jan a sus apenas 8 meses de vida cuando te ve entrar por la puerta, la paz y el aroma del café por la mañana, cuando tienes un día sin demasiada carga de trabajo, el dolor suave y reconfortante de subir una montaña con mi pareja… momentos.

Si tuviera que definirlo en una frase, diría lo siguiente (pero primero para y léela solo si vas a concentrarte en saborear cada palabra). Espero que te inspire:

El camino a la felicidad empieza por el presente. Si no eres capaz de ser feliz con lo que tienes, difícilmente lo serás cuando consigas lo que deseas.

JORDI MAURI

La felicidad es un estado del ánimo que, como todos los estados del ánimo, es transitorio. No se puede estar siempre feliz, de igual manera que no es posible estar permanentemente triste o enfadado.

Estos momentos de felicidad se producen por estímulos que son distintos en cada persona.  A mí me hace sentir feliz la satisfacción de un trabajo bien hecho, una llamada inesperada de alguien querido, o un rato en compañía deseada. También tengo instantes de felicidad con la lectura de un libro interesante o el regalo al oído de una música olvidada.

Felices son aquellos momentos en los que parece que el mundo se ha detenido, para que sienta que la felicidad se prolonga todavía un poco más.

RICARD MATAS

No hace mucho tuve la oportunidad de asistir a una conferencia de Isabel Guirao, gerente de “A toda Vela”. Para romper el hielo e iniciar su exposición, ella nos pidió hacer un ejercicio: Nos pidió que cerráramos los ojos e imagináramos un momento, una imagen, una situación que nos generara felicidad.

Después de dos minutos nos empezó a preguntar, uno a uno, qué habíamos imaginado. Curiosamente, TODOS imaginábamos lo mismo: Un momento de ocio, normalmente en un entorno de naturaleza y con las personas que más queremos, familia o amigos. Por eso yo creo que la felicidad está, precisamente, en esos elementos: en el TIEMPO DE OCIO y en la AMISTAD VERDADERA. ¿O acaso, sin amigos, alguien elegiría vivir?

Fotografía: Shutterstock

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *