16/10/2017

Otra vez la RSC 2

Otra-vez-la-RSC

AUTOR DEL COMENTARIO:

Joan Cortadellas

Licenciado en Filosofía, Diplomado en Márketing y Administración y ha realizado un postgrado en Gestión Pública.

Artículo de Referencia: Las empresas convencidas de la RSC son más competitivas

Autoría: Xavier Carbonell

Fecha: 28.09.17

Medio: La Vanguardia

Link: https://www.pressreader.com/spain/la-vangua…

En el mismo suplemento del diario La Vanguardia del dia 28 de septiembre pasado, del que hablé en el Comentario anterior, había un largo artículo del profesor Xavier Carbonell, de la Universitat Pompeu Fabra, de Barcelona, titulado “Las empresas convencidas de la RSC son más competitivas”. Destaco lo que más me llamó la atención.

“Sólo puede afirmarse que una empresa es socialmente responsable cuando la RSC forma parte de su filosofía y estrategia y ésta es asumida realmente por todos los miembros de la compañía.” En España muchas empresas han realizado actuaciones de RSC en determinados ámbitos específicos pero poco conectados entre sí y no tantas la han incorporado en una verdadera política global dentro de su estrategia, formando parte de su filosofía.

“Para implantar la RSC, ante todo debe haber un compromiso claro y explícito de la propiedad y de la dirección.” Partiendo de ellas, la empresa debe elaborar un marco de referencia que incluya compromisos concretos de sostenibilidad, un código ético consensuado e instrucciones y procedimientos elaborados para su aplicación en todos los ámbitos de la organización. Para que la aplicación sea general y efectiva, el profesor Carbonell recomienda “que se designe a una persona o departamento responsable”.

A mi modo de ver éste es uno de los puntos delicados de la RSC. Porque, si este departamento no existe, es evidente que la RSC se limitará a un barniz decorativo o a unos buenos deseos. Únicamente tomará cuerpo en algunas partes de la organización, donde haya personas que lo han entendido, lo han asumido y se han comprometido seriamente, pero sus actuaciones seguirán siendo parciales y finalmente la empresa no conseguirá incorporar la RSC en su política global. Y si el departamento de RSC existe se corre el riesgo de que su eficacia quede circunscrita a los límites del mismo, sin que su acción trascienda al conjunto de la organización. Realmente la solución consiste en lo que dije antes, en el compromiso claro y explícito de la dirección, que encarga a un departamento que lo haga efectivo y para ello éste debe estar dotado de autoridad delegada suficiente para obligar a que se realicen determinadas acciones en todas las unidades internas, de los medios necesarios para su adecuada implementación y de la capacidad de evaluar los resultados y tomar las medidas correctoras necesarias.

Termino con un comentario sobre el funcionamiento de la RSC en España: “Como en otros países, está evolucionando y adaptándose permanentemente a su entorno. En la medida que seamos capaces de trabajar conjuntamente en todos los ámbitos y con todos los grupos de interés, habremos logrado un enfoque adecuado. Esto supone implicar a empresas, universidades, escuelas de negocio, tercer sector, administraciones públicas, instituciones consumidores y medios de comunicación. Porque la RSC nos afecta a todos.”

En mi próximo comentario me centraré en un interesante aspecto derivado de la política de RSC, que es la implicación real de los empleados, mediante planes para fomentar el voluntariado corporativo, con todo lo que tienen de positivo y de discutible, dependiendo de la forma como se proyectan.

Fotografía: cbj.ca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *