24/10/2017

Otra vez la RSC 3

Otra-vez-la-RSC

AUTOR DEL COMENTARIO:

Joan Cortadellas

Licenciado en Filosofía, Diplomado en Márketing y Administración y ha realizado un postgrado en Gestión Pública.

Artículo de Referencia: Trabajadores socialmente comprometidos

Autoría: Alba Huerga

Fecha: 28.09.17

Medio: La Vanguardia

Link: https://www.pressreader.com/spain/la-vanguar…

En el mismo suplemento del diario La Vanguardia del dia 28 de septiembre pasado, del que hablé en los 2 Comentarios anteriores, había un largo artículo de la periodista Alba Huerga, titulado “Trabajadores socialmente comprometidos”. Destaco lo que más me llamó la atención.

“Según la organización Business Company, el voluntariado corporativo, ligado a la RSC, moviliza el capital humano de la empresa en busca de la mejora del entorno en que trabaja. Los propios empleados son los que voluntariamente deciden participar en actividades sin obtener ningún tipo de beneficio curricular ni económico para ellos”.

Para conseguir el efecto deseado es muy importante huir de la concepción de obra caritativa, o de filantropía empresarial. Para ello las acciones de voluntariado “jamás pueden ser percibidas como una ayuda puntual en la que no es necesaria una previa preparación”. Al salir del ámbito de actuación habitual del trabajador, cualquier acción de voluntariado requiere un mínimo de preparación previa. Es importante que el empleado tenga el máximo conocimiento de las estrategias y acciones que la empresa desarrollará con la oenegé o el colectivo social, así como las características de la situación de vulnerabilidad o riesgo que intentará paliar con su actuación voluntaria. Y además el empleado debe sentirse capacitado para desarrollar eficazmente las acciones previstas.

En el artículo se destacan 4 beneficios, como valor añadido del voluntariado corporativo:

  • La ayuda humanitaria o a favor del medio ambiente contribuyen a dotar a la empresa de una gran capacidad ética y mejoran su identidad de marca.
  • Los trabajadores se sienten orgullosos de pertenecer a una empresa que les propone participar y mejorar el contexto social en el que viven.
  • Las acciones de voluntariado implican la posibilidad de difusión y visibilización de la empresa y la mejora de su imagen corporativa.
  • Tanto para los voluntarios como para la empresa cada reto de acción social mejora las habilidades de liderazgo y organización de los trabajadores.

Finalmente, citan 3 acciones solidarias concretas, que me han llamado la atención precisamente por su sencillez:

  1. En 2002 los trabajadores de la empresa de comunicación Sanca renunciaron a la cena de Navidad y recaudaron unos 18.000 €, que pusieron a disposición de los técnicos que trabajaban en el desastre que causó el Prestige en las costas gallegas. Viajaron a Galicia y confeccionaron y montaron la carpa que sirvió de comedor durante el período de recuperación del entorno.
  2. Unos 29 empleados de la empresa Ferrovial han aplicado sus conocimientos y habilidades, realizando labores materiales o de forma virtual para dotar de agua potable a unas 51.000 personas del área del Serengueti, en Tanzania. Con ello han conseguido que el 100% del agua sea potable, el 100% de los edificios públicos cuentan con suministros de agua y sanitarios y el recorrido para conseguir agua de uso doméstico es de menos de 30 minutos.
  3. Un buen grupo de empleados de IBM, aprovechando sus conocimientos informáticos, están impartiendo talleres de formación de cinco días, fuera de su horario laboral, para inmigrantes, enseñándoles a buscar empleo por internet, elaborar un currículum y preparar entrevistas. El resultado, el 90% de los asistentes a estos talleres han decidido seguir formándose en el Centro Pueblos Unidos, que es la entidad colaboradora del proyecto, y un 20 % ha conseguido un empleo.

Fotografía: cbj.ca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *