30/01/2018

Reclutamiento

reclutamiento

AUTOR DEL COMENTARIO:

Estrella Varela

Máster Internacional en coaching, nivel experto y Licenciada en Lengua Inglesa, especialidad en Lingüística.

En muchas empresas a las que asesoro existe imprecisión en el contenido de los términos reclutamiento y selección. En este comentario abordaré el primer término y en el siguiente comentario lo relacionado con la selección.

Lo primero que quiero abordar es el propio concepto de reclutamiento que no significa lo mismo en todas las culturas y empresas y es la génesis de alguna que otra confusión. ¿Qué entendemos por reclutamiento? Reclutamiento es el proceso de generación de un conjunto de candidatos calificados para un trabajo en particular o el mismo proceso de descubrir posibles candidatos. El reclutamiento es una calle de dos sentidos: Los candidatos buscan un trabajo que responda a sus intereses y la empresa busca un candidato que cumpla los requisitos que se han determinado para el puesto. Lo ideal es que estas dos vías puedan encontrarse y así lograr una situación de ganar-ganar.

En primer lugar, si respondemos a la pregunta de ¿cuál es el objetivo del reclutamiento?, es evidente que es atraer a candidatos cualificados.

Es muy importante en este proceso de reclutamiento la imagen de la empresa. Existen empresas donde muchos quisieran trabajar. También es de destacar lo atractivo que pueda ser el puesto y las políticas organizativas internas de la organización.

El proceso del reclutamiento tiene un coste para la organización en cuanto a recursos, no solo en cuanto a los recursos económicos empleados, sino a lo que implica que las fuentes de reclutamiento que preceden a la selección aporten la masa crítica necesaria para que el filtro sea efectivo. La selección de los candidatos cualificados puede ser un éxito o fracaso según se desarrolle el proceso.

Una vez que el departamento de desarrollo humano ha recibido la solicitud del puesto de trabajo, con el perfil que encaje en la estructura de la organización, es preciso decidir si el reclutamiento es mejor que sea un proceso interno o externo. Y a partir de aquí, es indispensable establecer las fuentes del reclutamiento. Si el reclutamiento es externo y contratamos a una empresa especializada en selección, ésta se encargará de este aspecto. En su defecto, el departamento de desarrollo humano utilizará las fuentes en las que se pueda encontrar el candidato ideal. Aquí la cantidad puede ser un precedente para la calidad. Teóricamente mientras más candidatos, más posibilidades existen de mejor selección. Les comento que la ratio aproximada de candidatos es de 3 a 1 en la primera fase, de 2 a 1 en la segunda fase y en la final igualmente de 2 a 1, digamos, de un total de 30 candidatos, quedarían, 10 en la primera fase, 5 en la segunda y 2 candidatos ya en la última fase.

Y lógicamente hay que dar respuestas a más preguntas: ¿Es mi empresa atractiva para los candidatos a los puestos?, ¿Cómo podría ser más atractiva: salarios, incentivos, desarrollo profesional, imagen de marca?, ¿El puesto de trabajo en cuestión está bien diseñado?, ¿Qué fuentes de reclutamiento utilizaré?, ¿Cómo publicitaré las ofertas?, ¿Qué métodos utilizaré para filtrar los candidatos?, ¿Cómo les comunicaré su estado una vez culminadas las fases? ¿Qué haré con los candidatos no elegidos?

Un comentario en “Reclutamiento

  1. Pingback: Selección • EAcrecer, consultoría y dirección de empresas, Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *