17/04/2018

Trabajo en equipo

trabajo-en-equipo

AUTOR DEL COMENTARIO:

Estrella Varela

Máster Internacional en coaching, nivel experto y Licenciada en Lengua Inglesa, especialidad en Lingüística.

La frase “aquí somos un equipo” o “aquí trabajamos en equipo” se ha convertido en popular. ¿Hasta qué punto se corresponde con la realidad?

Para valorar si realmente trabajamos en equipo de trabajo en nuestra organización, sugiero partir de la definición de “equipo de trabajo”: Un equipo de trabajo es una unidad formada por un grupo de personas con capacidades y competencias individuales complementarias que se comprometen en un propósito común, operan con una metodología compartida y comparten responsabilidades, generando una sinergia positiva por medio de un esfuerzo sostenido y coordinado.

A. Una unidad.

En su conformación, los equipos pasan por diferentes etapas que se suceden con mayor o menor rapidez. En la fase de madurez el equipo consolida la cohesión, se integran los intereses individuales y colectivos, el propio grupo elabora e implementa sus normas, disminuye la reacción y la apatía de sus integrantes y existe un clima y atmósfera muy proclive a la creatividad a partir de la valoración de todas las ideas.

B. Capacidades y competencias individuales complementarias.

Lo mejor y más interesante de los equipos es su diversidad desde todos los puntos de vista. Una verdadera organización es el fruto de esta diversidad, sobre todo bien gestionada, donde se garantiza que cada cual tiene un espacio para sus opiniones y sus aportes. Un equipo es más que un simple grupo de trabajo: Existe diversidad de roles y competencias complementarias. Cada miembro aporta desde su rol, de manera que se armoniza el trabajo con la participación de cada uno de sus integrantes.

C. Propósito común.

Es crucial para el equipo tener bien definido el objetivo, la meta o la misión. Esto guía todo el trabajo, las aspiraciones y los compromisos para alcanzarlo, despejando las aspiraciones individuales y priorizando un objeto común. Si en la empresa se estructuran o se forman equipos de manera espontánea o se instituyen por la dirección, pero no se establecen los objetivos comunes a alcanzar, el equipo se perderá en la complejidad de la realidad.

D. Metodología y responsabilidades compartidas.

Existe una forma de trabajo que se establece siguiendo unos parámetros para actuar con unos determinados procedimientos de trabajo, así como normas y reglas de conducta. Cada miembro responde por su contenido individual y al mismo tiempo es responsable del resultado conjunto.

E. Sinergia positiva por medio de un esfuerzo sostenido y coordinado.

En un equipo el resultado es superior a la suma de sus partes. Esta sinergia se manifiesta, y a su vez la propicia la comunicación entre las diferentes partes y favorece, el mantenimiento del esfuerzo conjunto. La interacción e interdependencia entre el individuo, su equipo y la organización ofrece un sentido al desarrollo organizacional, que aporta una posición unificadora e integradora en función del crecimiento de la organización.

Fotografía: lmc123.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *